SALVAJES

 

Y después muchos funcionarios se preguntan por qué perdieron las elecciones. "Para mí, el diálogo es un camino en el que nunca voy a ceder. Siempre me acusaron de dialoguista y me encanta que lo hagan", resaltó en varias oportunidades el Presidente Alberto Fernández. Para luego enfatizar: “Si alguien pretende que yo deje de dialogar, eso va a ser imposible porque está en mi naturaleza”. Sr. Presidente:su gente no escuchó su retórica o no aprendió de ella.

Los funcionarios de la Administración Nacional de la Seguridad Social imponen continuas restricciones y controlan una a una cada operación que se carga en la operatoria de descuentos de haberes. Pero nada les alcanza. Quieren hacer desaparecer la operatoria más transparente del mercado.

Ya no se puede acusar a las Mutuales y Cooperativas de usureras como se lo hizo por años. Los créditos que ellas otorgan a jubilados y pensionados a través de este sistema se encuentran entre los más baratos del país ya que su costo está auditado, controlado y es aprobado uno a uno por el organismo previsional en cada operación que se carga al sistema.

Poco a poco, van apagando las últimas luces de una operatoria que ellos consideran como un favor que le hacen a las entidades solidarias, desconociendo que es una herramienta prevista en la ley previsional vigente.

¿Qué sentido tiene para el Estado Nacional avanzar en la destrucción final de un sistema construido luego de años de esfuerzo y trabajo, regulado hasta el hartazgo y que funciona con los controles más estrictos?. ¿Qué lógica tiene semejante avasallamiento en plena Pandemia, en etapa electoral y en el peor momento de la crisis económica?.

Imponen limitaciones no escritas en la normativa, fabrican sumarios, castigan y traban permanentemente cualquier tipo de operación. La intención es hacer desaparecer un derecho consagrado en la ley.

Una versión peligrosa del autoritarismo concentrador de poder. Hoy los funcionarios de ANSES manejan la operatoria a su placer: a) crean las normas y supuestos sancionatorios; b) realizan la investigación para aplicar la sanción y establecen los procedimientos; y c) aplican finalmente la sanción que consideran. Más tarde, para apelar el castigo, la entidad debe presentarse ante el mismo funcionario que impuso la sanción y es él mismo quien volverá a resolver.

Cabe recordar que este organismo está en manos de la agrupación “La Cámpora”. Su Directora Ejecutiva es María Fernanda Raverta, quien delegó la tarea de exterminar a las pocas entidades que van quedando en su mano derecha, Marina Moretti, Subdirectora de Prestaciones.

Anteriormente, en plena Pandemia, estos funcionarios ejecutaron la desafiliación masiva que había dictado el macrismo, borrando a los asociados que no se habían reafiliado frente a la ANSES, no efectuando más sus descuentos de cuota social y diezmando salvajemente, de buenas a primeras, los ingresos de las entidades.

SALVAJES, no hay otro calificativo. Mediante una regulación no escrita, los funcionarios impiden que se les ajuste las cuotas a los asociados que sí continúan con sus descuentos en la operatoria. De esta forma, logran que los aportes voluntarios de los beneficiarios a las entidades sean devorados por la inflación.

Se encapricharon: “Las nuevas solicitudes de aumentos de cuota social y servicios especiales de las entidades participantes sean interrumpidas durante el contexto actual, y hasta tanto se regularice la situación epidemiológica existente”. Este es el argumento que sostienen hace más de dos años. La intención es clara: pulverizar los ingresos de las organizaciones sociales.

El organismo tampoco permite que el jubilado ya asociado pueda cambiar de plan o ajustar un valor que quedó desactualizado, por propia voluntad y suscribiendo la documentación correspondiente.

En la última reforma al artículo 35º de la normativa vigente (Resolución Nº 905), estableció que: “la modificación del valor de las cuotas de afiliación/sociales o sindicales en el sistema “e@descuentos”, no serán ingresadas por las entidades sino que su modificación será aplicada mediante la Dirección General Monitoreo de la Gestión de Prestaciones”.

De esta manera, la inflación devora los ingresos de las Mutuales y Cooperativas y limita la prestación de servicios.

Mientras tanto, el organismo continúa haciendo un uso político de los fondos previsionales, otorgando créditos a jubilados y a los titulares de beneficios sociales, como la Asignación Universal por Hijo (AUH), muchos de los cuales no pagarán nunca sus deudas.

Ni hablemos de los reclamos judiciales de miles de jubilados en los cuales el organismo pone piloto automático y todos terminan en la Corte Suprema, sólo para dilatar el pago de sentencias. Pero Raverta no hizo lo mismo con su Jefa. ANSES presentó un escrito en la Justicia en el que descartó apelar el fallo que ordenó devolverle la doble pensión a la vicepresidenta Cristina Kirchner, que representa unos 2,5 millones de pesos mensuales y la pelea de un millonario retroactivo.

 

product image 1

product image 2

 

product image 2

 

product image 2

 

product image 2